5.9.08

Para B.


Salí a la calle como en medio de una guerra. A gritos te llamaba y esa esperanza tan cercana a la promesa, de verte salir entre las sombras de los arbustos o las rejas vecinas, alimentaba cada paso. Hasta que apareciste. Tu polerón azul enmarcando tu carita de asombro bajo un umbral desconocido. El universo entero regresó a ser el de antes, otra vez giraban los astros, otra vez tu vocecita reordenaba estos huesos que tienden con frecuencia al desarme. Todo era en el milagro de verte, de encontrarte ante mis ojos - ramita de trigo, espiguita de sol-. Regresamos a nuestra casa, caminando lento, bajo el mismo cielo que te vio nacer una noche de abril, con ríos de hojas secas por las calles. Gravitamos luego en un sueño infantil, abrazados. Tu peluche favorito observaba silencioso, anclándonos a tierra.

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Javier Sanfeliú said...

puta que lindo

5/9/08 21:02  
Blogger frank h. said...

síntesis amorosa
nada más importa
en realidad

muy bueno

6/9/08 10:15  
Blogger Cpunto said...

un cototo en la cabeza porque los cantos de las puertas nos pelean pero ahí sus ojitos de almendra sanan de puro mirar y nada más importa cierto,

6/9/08 19:57  
Blogger Elena said...

otra vez tu vocecita reordenaba estos huesos que tienden con frecuencia al desarme//////


m...
A mi me roba el alma...
su sonrisa me domina/me/fascina...

No hay caso...
Y me hago la dura- me mira y se me dobla el corazón en palo/palomita/origami... de esas bien mal hechas pero sale volando))))

Uy.
Usté qué hace (en las profundidades insondables)

8/9/08 16:09  
Blogger metileno said...

de pura contentura que habrá revelado esos ojos,
digo yo,
el que también abraza espigas minúsculas que cubren océanos

lindo su poema

9/9/08 16:55  

Publicar un comentario

<< Home