1.2.08

A la noche siguiente no sabía en donde estaba, no sentía el frío. A ras del suelo el viento le metía el polvo en la boca mientras cantaba.

P. Bowles