4.2.08

K A Y A



Se echa a mi lado con lentitud, como si nos conociéramos de siempre. Contemplo la ida del sol, digo, mirándola a los ojos , unos ojos pequeños y achinados, que poseen la magnífica vastedad de cuanto admiro. Pone una de sus patas sobre mi pierna y se acomoda, asintiendo con relajada intuición el inicio de la pequeña ceremonia. En el silencio de la tarde , cuando algunos insectos van a refugiarse y otros salen en busca de las luces, en el aéreo y oscuro espacio que amenaza con dulzura nuestras cabezas, permanecemos juntas, unidas por el origen de una palabra antigua que retoma fuerza y crece entre nuestras células, que son iguales, que finalmente , a la espera del crepúsculo tardío, iremos a dormir para adentrarnos en múltiples sueños, el paisaje inmenso que no acaba y en sí mismo es sólo un punto, suspendido en el pausado correr de la vida.

5 Comments:

Blogger metileno said...

es tan cierto
que somos la misma materia
repartida en infinitas particularidades
y cómo no...
suspendidas
siempre esperando asirse a algo
una piedra
un beso
kaya

4/2/08 11:22  
Blogger Elena said...

Hay instantes en los cuales sin cartel tangible... uno quisiera no tener que decir por ejemplo: ''En viaje'', solo algunos lo notan... y ahí estaban ellas esa tarde...

Me gusta el ir y venir... de los bichitos... hacia la luz, desde la luz... las respiraciones acompasadas... absolutamente consientes del aire (ese ruidito que sale y entra en uno, ) ,... y que escapa suavemente ignorando hacia dónde...

Besos señorita.

5/2/08 15:07  
Blogger Indianguman said...

Profundo, calmo, dulce, cierto, como una puesta de sol, el ajetreo de los insectos, la respiración de una gata y la mirada de una mujer que es capaz de plasmar la magia de todo esto... en palabras

Què imagen!

7/2/08 11:01  
Blogger Cpunto said...

(...la respiración de una perra,)

;)

8/2/08 13:50  
Blogger kany said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8/2/08 15:03  

Publicar un comentario

<< Home