17.3.07

Historia menor

Image Hosted by ImageShack.us
El perro vago está echado sobre la tierra, la cabeza descansa sobre las patas delanteras. Todavía queda algo de calor en el suelo, ya vendrá el otoño de verdad, no el hermoso de hojas doradas, sino el del frío y la lluvia. Más allá un niño juega mientras los padres arreglan flores sobre una lápida. El niño atizba al animal y lanza algunas galletas para que éste se acerque. El perro se aproxima con cautela. Agacha su cabeza y come los trocitos de golosina. Enseguida el mocoso le hace cariño en el lomo. El animal mueve la cola y comienza a correr de allá para acá, recogiendo los palitos que el niño lanza lejos. Al cabo de un rato ambos se recuestan extenuados sobre el pasto. El niño le habla como si fueran compañeros de hace mucho. El de la lápida era mi abuelo..., la gente grande se muere, ¿sabías?, inquirió, mirando al animal. Este pasó su cabeza por las piernas del chico, como diciendo, yo entiendo bien el significado de la pérdida. Se quedan bajo un ciruelo, el aire lo mece y los dos disfrutan al máximo la frescura regalada. Al rato, los padres terminan la labor y llaman al chico. Este se levanta y aleja sin siquiera mirar al animal que lo sigue entusiasmado, dando saltos torpes y juguetones, pero el niño, bastante molesto, le lanza unas piedras recogidas del suelo. El perro se detiene bruscamente, sin comprender. Observa quieto, mientras la figura del niño se vuelve una mancha, un punto que desaparece de su vista. Vuelve a su rincón, junto a la banca vacía. Se echa nuevamente y con resignación, espera las lluvias, el frío del verdadero otoño.

7 Comments:

Blogger nadie said...

vaya manera de aprender de la vida este perro...la imágen se me viene encima, lo veo ahí en la puerta del cementerio general que da para el San José, donde dicho sea de paso, está mi abuelo.

yo también ando de otoños

(me parece a mí que andamos siempre pisándonos los talones
¿qué dice?)

19/3/07 14:03  
Blogger José Nova said...

La de chuchadas que le debe haber echado mentalmente el perro al niño...

19/3/07 20:04  
Blogger Frank said...

totalmente triste
los perros son más fieles que los niños
nadie es más infiel que el futuro

20/3/07 14:05  
Blogger Cpunto said...

a veces doy saltos torpes,
a veces lanzo piedras,

besos a todo el mundo, ando besadora

20/3/07 19:33  
Blogger Magda de los devastados said...

Que bueno, gracias por el perro, la historia y loos besos, besodevuelta.

20/3/07 23:16  
Blogger la-pollo said...

Que te puedo decir... me dejas la piel de gallina...
Primero, porque cada vez que me acercaba al final sabía lo que pasaría...
Segundo, porque he visto esta situación de niño/perro muchas veces en un parque... es tristísimo...
Tienes esa capacidad de envolver y abrazar con tus notas..., a pesar de lo triste, es una situación que se puede ver día a día, y no solo con un animalito, sino con nosotros mismos, así de rápido nos olvidamos de los que alguna vez "nos movieron la cola"...
Recibe un abrazo!

22/3/07 16:34  
Blogger IVAN said...

Todos los que tenemos, o hemos tenido perro, volamos junto a tu relato, para fundirnos con su final melancólico y real.

29/3/07 10:25  

Publicar un comentario

<< Home