23.3.07

Comala, Las Cruces City.

Venía esa hora del atardecer, que hace transformar las figuras y ya el mar se oía cada vez más cerca. La casa del Poeta se presentaba como un recorte traído de otra dimensión, yo lo esperaba junto al cerco de madera. Me envolvía esa fragilidad que le dan a uno los tiempos de paz excesiva, la ansiedad estaba desde abajo comiéndome los pies. El Poeta apareció y sonrío magnífico. Yo leí ese párrafo, de las letras de Manuel, que ya me sabía de memoria, que frente al mar había recorrido tantas veces, como si se lo dijera a alguien que se iba para siempre. Entonces, mientras lo leía y él escuchaba con su cabeza inclinada, pensando quizá qué cosa, yo lo supe : recitaba para mí, era yo la que se iba y no me había dado el tiempo para despedirme, para decirme todo lo que tenía guardado.
"El día que te fuiste entendí que no te volvería a ver. Ibas teñida por el sol de la tarde, por el crepúsculo ensangrentado del cielo. Sonreías. Dejabas atrás un pueblo del que muchas veces me dijiste: "lo quiero por ti; pero lo odio por todo lo demás, hasta por haber nacido en él". Pensé: "No regresará jamás; no volverá nunca".
El Poeta besó mi mano y yo lo ví desaparecer tras su puerta. Deseé profundamente tener esa cara y esas manos, detenerme frente al ventanal que mira al mar y despedirme de todo, incluso de las olas.

fragmento de Pedro Páramo, Juan Rulfo.

9 Comments:

Blogger $ickboy said...

Rulfo y Parra.

ruiz debería hacer algo con sus obras.


sería genial, segur.....

23/3/07 09:37  
Blogger Azófar said...

Dando vueltas, me he perdido en esta cueva. Ahora que ya sé el camino, volveré. Salud

23/3/07 17:55  
Blogger nadie said...

Así dicho,hasta Parra duele

24/3/07 20:13  
Blogger Frank said...

Juan fue y es un maestro de esos con nube propia
C., también

25/3/07 18:29  
Blogger javisanfeliu said...

poetas, poetas, poetas.
Se llevan a todas las chicas lindas.
Nunca te fuiste de ahí, te quedaste.
Saludos entonces.

26/3/07 18:45  
Blogger José Nova said...

De él sólo he leído "El llano en llamas". Me encantó, sobre todo "Luvina".

El extracto de Pedro Páramo fue tan bien escogido que ya me dieron ganas de leerlo.

Saludos.

27/3/07 01:16  
Blogger metileno said...

el poeta imaginario
vive en una casa imaginaria
coronada por cruces imaginarias
y visitada por seres imaginarios
que guardan recuerdos imaginarios
de barcos imaginarios
y caracolas imaginarias
que habitan bolsillos imaginarios
mientras todo se sostiene
en el permanente imaginario

27/3/07 12:44  
Blogger Magda de los devastados said...

Bello C., bien por Rulfo, triste Pedro.

29/3/07 20:31  
Blogger Alvaro Magaña Tabilo said...

Qué buenos cuentos, que destilado era Rulfo. Juegos de la literatura, que sirve para tan poco a fin de cuentas...

30/3/07 14:58  

Publicar un comentario

<< Home