6.5.06

fragmentario lll

la ves sobre la cama y quieto bajo el umbral de la habitación no te cansas de admirarla, de sentirla infinitamente tuya, y hueles tus manos mientras vas a la cocina por algo de beber, hueles a ella cuando bajas la escalera, te detienes en un escalón y piensas en esa felicidad que se pega en tu costado, y parece no pudieras respirar, porque un ahogo te aprieta el pecho, te duele, no deja de dolerte,
(omo si esto no fuera más que una oración, la vas repitiendo cuando caminas a casa, el maletín balanceándose junto a tus piernas, y tu sombra se proyecta siempre tan lejos de ti,