24.3.06

otros tiempos

Ese es tu boquete y lo miras de vez en cuando. Atrás el tiempo de volar en bicicleta y correr por unas calles viejas como si fueras por la Quinta Normal y es que en realidad ibas por la Quinta Normal, entrando por Portales, batiendo las hojas con los pies, cuando eran pequeños y el pelo se te hacía un nido de pájaros e insectos. Levantabas la cabeza buscando el sol en los viejos árboles , destellos entre las ramas, verdaderos cuchillos que cortaban los ojos. Era un minuto, de quedarse con las manchitas amarillas dando vuelta en la cabeza hasta el grito de los padres, que corras, que te quedas atrás....Y allá van, realmente van lejos y se ven minúsculos y lejanos, como si nunca los hubieras conocido y apenas te sale la voz para llamarlos y te dan esas ganas de llorar a mares porque estás tan sola en medio de la gente, como si de pronto hubieras comprendido que siempre iba a ser así, la misma sensación de tocarse y no tocar nada, de pasar frente a unos ojos y que esos ojos no te vean ni te hablen las bocas ni te escriban las palabras , que te envolvías con las hojas bien pisadas, para tomar un puñado y en la palma de la mano llevarla a todas partes, para que no se te olvidara, para que justo ahora donde la misma soledad te abarca todo el cuerpo recordaras, y supieras. Por eso el afan de dejar en el olvido de algún tiempo, papelitos y marcas y frases a medio hilar , querías encontrarlas a cualquier hora del día, años después quizá, para que te recordaran que siempre era estar en medio de la avenida , con los árboles ardiendo arriba en las copas y una gente sonriente que ignoraba tu boquete, mientras tú los observabas y decías que te ibas a trepar para ver los cuchillitos más de cerca , más al filo de las hojas.

10 Comments:

Blogger Roberto said...

Me acordé de tantas cosas, cosas de chico, esos secretos, cosas tuyas. Por eso guardo mi puñado de hojas todavía, y a veces lo miro.
Gracias C.

24/3/06 12:08  
Blogger Elisa de Cremona said...

como los pájaros, no? al filo de las hojas...
es como eso de estar en medio, ni arriba que vuele ni abajo que azote la realidad.
En finnnnnnn
cosas que me aparecen
un beso

24/3/06 15:39  
Blogger s.astorga said...

Me llena de sensaciones, de esas buenas y aunque yo no le hago al verso, le digo de verdad y sin adornos que me encanta.

25/3/06 01:05  
Blogger De paso said...

Que cómico: te había visitado esta mañana. Pues sí. Es la gracia de poder mirar esa magia que se nos entregó de pequeñas y aún poder 'zambullirse' en ella. Eso es buena parte de lo que para mí es felicidad.

25/3/06 20:44  
Blogger nadie said...

El boquete de ce, me trajo a la rendija de bé y a otros árboles: acacios y unas calles territorio del tombo y la escondida. Las sombras infantiles entrando a las casas al final del día...ahí cada uno con distinta suerte...

27/3/06 09:16  
Blogger IVAN said...

Y ese no tener miedo a morir, como escudo ante todo el resto de los miedos.

27/3/06 20:03  
Blogger lobapariendosueños said...

Vengo de la página de Feliú...ejem, ejem
Besitos

28/3/06 11:17  
Blogger lobapariendosueños said...

...sorry quise decir Sanfeliú...

28/3/06 11:44  
Blogger H. said...

todo se vuelve naranja y rojo sobre el otoño y adentro de los bolsillos llenos de hojas... y es lindo el otoño... y es para quedarse atrás, con los pies metidos en las hojas... y qué bien se siente

28/3/06 15:14  
Blogger frank said...

la mente infantil pinta cuadros
y los cuelga para siempre
en la galería de nuestra mente

entrada gratis

5/4/06 00:01  

Publicar un comentario

<< Home