22.1.06

Noche

Image Hosted by ImageShack.us La mujer se da un baño de tina, largo y delicadamente perfumado. Cuando termina, emerge del agua con restos de espuma en el pubis, el pecho izquierdo y ambos pies. Se queda un momento frente al espejo, la espuma se convierte en agua y corre entre las piernas produciéndole una deliciosa y escalofriante sensación. Humecta el cuerpo con una crema ligera , cada porción, para que al paso de los dedos se sienta tersa y suave. Un pequeño goce antes de partir, antes de vestirse con la ropa delgada, antes de calzar unas sandalias de taco alto, negras. Seca el pelo con el aparato en posición 1 para no resecarlo, lo deja apenas húmedo, luego pinta la boca con un delicado labial rosa. Baja las escaleras y sube a un taxi. Mientras viaja, siente que la ciudad se le ha querido meter bajo el vestido, que por las pantorrillas recorren autos y motocicletas dirigiéndose todos hasta su entrepierna buscando desesperadamente un calor guardado, un reclamo de ternura que más parece una súplica. Las luces son los ojos y le hacen guiños grotescos, demasiado evidentes, piensa. Cierra los suyos y pellizca el pezón izquierdo, con el índice recorre un camino imaginario hasta la punta del zapato. Baja del taxi y se desliza como un fantasma hasta el departamento 126, saluda a los conocidos y busca una copa de vino blanco. Escurriéndose entre unas mesas y un cuerpo que parece buscarla, encuentra un balcón que la rescata. Va hacia la noche, quiere hacerse negra, negra como un gato o una sombra. Enciende un cigarrillo, en las volutas que se dirigen al cielo ve dibujadas extrañas historias. Bajo la falda, escondida entre las piernas, la ciudad le camina con urgencia, desesperadamente solitaria se abre paso sobre su piel, desgarrando las pantaletas, penetrándola con ferocidad, La Desesperación Brutal de los dolidos, de los locos callejeros que no temen ser castigados cruza el umbral, desemboca en el túnel que espera a la ciudad adolorida y la convulsa sin cesar, ella ondula la pelvis acariciando el aire, la ciudad lame y muerde sus carnes y no deja de embestirla contra el ventanal, ella gime suavemente, para qué decir una palabra si el viento flamea algunas indecibles, todas esas que ya se dicen y vuelan por otros balcones y ventanas, bañadas en salivas untuosas y espesas sobre extensiones de piel que arden, se retuercen y tiemblan como la suya que es toda Lengua Voraz Humedad Abrasante, arreboles que se extinguen cuando abre los ojos y las luces, frías pupilas de cadáver, no la ven, la confunden con la pared, el marco de la ventana, el humo de un inanimado cigarrillo.


(foto Declan McCullagh)

12 Comments:

Blogger Roberto said...

Muy bueno C.
Para leerlo en noches como esta.

Y además hermoso.

23/1/06 02:10  
Blogger nadie said...

Hay algo de eso ¿no? y es tan erotizante como triste, tan sensual como desgarrador, tan de carne y sueño. ¿Donde habitamos todas que no nos encontramos?

23/1/06 11:46  
Blogger H. said...

qué lindo c.
qué bueno leerlo y releerlo hasta desvanecerse como el humo y llegar quizás donde, lejos, a algún lugar lejos de acá, donde se va el humo de los trenes que no nos llevaron.
saludos.

23/1/06 12:36  
Blogger Alex said...

Qué cantidad de chicas talentosas se ven en la blogósfera estos días Dios mío!!!
Pero es que muy buen relato,gran oficio.C y punto!

23/1/06 17:59  
Blogger Cpunto said...

gracias a todos,

cierto, tan de carne y sueño, un resumen perfecto nadie,

23/1/06 23:53  
Blogger pasajera desconocida... gatalma said...

suave, bello, con caracter y delicado...
felicitaciones
saludos para usted

27/1/06 14:18  
Blogger s.astorga said...

ninguna como ud.

27/1/06 14:55  
Blogger IVAN said...

Me encanta, despues de una temporada sin internet, poder volver a pasearme por este tu rincon literario. Que va a más. Y mejor.
Una delicia este tu ultimo post.
Beso

27/1/06 15:45  
Blogger Elisa de Cremona said...

eso de lengua voraz me suena, me suena mucho.
un beso

27/1/06 17:54  
Blogger javisanfeliu said...

Noches. Eso de la ropa liviana. Mmm. Se explica el calor, los 40 grados, la transpiración.

Salud

28/1/06 04:23  
Blogger Daniel de Canada said...

Estoy en este blog por que vi el enlace en la pagina de Ivan, me parece bien chevere leerte, felicitaciones por esas letras que obviamente son poesia...

29/1/06 06:19  
Blogger elso said...

es como una mala trasnochada helada cansada con mal gusto hasta al amanecer, es una verdad como la calle..

4/3/06 21:25  

Publicar un comentario

<< Home