28.7.05

Fragmentario II

Los ojos y las bocas se juntan a distancia, las manos se separan, la toman suavemente por la espalda y la empujan, lenta y cadenciosamente hasta la habitación, donde ella se deja llevar, avanzando por el oscuro corredor, arrastrando los zapatos como obligándose a ir, torciendo levemente la pelvis en cada movimiento que se diluye paso a paso, las luces de la calle se aparecen como fríos fantasmas eléctricos y el letrero de las medias Voilá se transforma en botella de champagne, una efervescencia robótica, allí, justo sobre los árboles del Bustamante caerá la falda, y siguen, advirtiendo que llegarán en algún momento hasta la cama, donde ella se sentará apenas en la orilla apoyando ambos codos sobre las sábanas y cruzará las piernas dejando ver la pequeña franja de piel blanca enmarcada por el encaje de las medias, y hará girar luego la punta del zapato, siguiendo el ritmo propio que la viene conduciendo desde hace rato, haciendo ondas en el aire que él reconoce en todas sus partes, la redondez de las caderas, los pechos, el vientre y la espalda, en la “o” que ella hace con la boca cuando lo llama con urgencia, murmurando.

9 Comments:

Blogger Lobo said...

La "o" sobre la cama —o apenas en el borde— es todo el abecedario, el ohm sagrado del sexo. Esa "o" que se dibuja y persiste en su boca hasta llevarlo(me) a la locura.

28/7/05 23:40  
Blogger Magda de los devastados said...

Redondo, todo redondo, el círculo, me gusta, sensual. Me quedé llena de tus imágenes una vez más.

28/7/05 23:48  
Blogger Nelson said...

son las palabras perfectas para hacer un momento perfecto

28/7/05 23:52  
Blogger Alan's psychedelic breakfast said...

Magdalia tiene razon, todo redondo, perfecto, casi irreal.

29/7/05 00:10  
Blogger javisanfeliu said...

y el dice una idiotez, una broma ridícula, y ella se ríe, pero no lo suficiente como para perder la relación entre la oportunidad y el presente, y ella se ríe, y él también pero se le hace agua la boca, es que ese cuello, es que esa clavícula, las palabras no tienen sentido, no sirven para nada, el territorio es otro

salucita

j

29/7/05 01:07  
Blogger El señor K. said...

El círculo que se repite, que no termina de completar su eterno recorrido. El círculo que acoje entre sus jugos al placer, al gemido, al grito, al silencio después y la calle y el frío y al final siempre algo parecido a la soledad.

29/7/05 02:00  
Blogger Elisa de Cremona said...

la O de su boca...
siempre buenas letras señorita C.
Siempre BUenas!

un besazo

30/7/05 11:52  
Blogger JP.Meneses said...

negocio redondo!

beso

1/8/05 12:00  
Blogger Héctor González Avilés said...

¡Hola, amiga C.punto¡ Felicitaciones por tu blog y los poemas que escribes con mucho amor.

Te invito a visitar la mia:
http://www.titogonzalez23.
blogspot.com

1/9/05 19:10  

Publicar un comentario

<< Home